Una de las cosas que más valoramos como fotógrafos de boda es estar cerca de la gente en un día tan importante para ellos. A pesar de todos los nervios que sufrimos desde el primer momento, tanto nosotros cómo ellos y la familia que los rodea, finalmente se crea un vinculo especial que hace que lleves parte de ellos  dentro ti para siempre. Esto puede que no ocurra en  todas las bodas porque cada una es  diferente y ninguna pareja es igual, pero podemos afirmar que llevaremos siempre en nuestro corazón un pedacito de Saúl, María y la gente que estuvo a su lado.

Todo nos lo hicieron fácil.  Desde el día de su preboda, en el  que nos empezamos a conocer más a fondo hasta el primer baile de recién casados sólo hubo sonrisas, lágrimas de felicidad, abrazos y miradas cómplices entre ellos. La ceremonia fue preciosa en ” La Ermita de Nuestra Señora de los Remedios” , un lugar con un encanto especial para casarse en plena sierra de Madrid. Y la fiesta fue en una finca espectacular ” Finca Valquijancho ” dónde todo estaba preparado a conciencia para que el evento saliese a la perfección. En resumen, un gran día; mejor dicho, un día inolvidable para todos.

Un abrazo pareja, sois geniales.

Aquí nuestro resumen.

Prev Boda en Madrid, Finca las Jarillas : Pedro y Teresa
Next Itzi & Juanpe, " Finca La Alcudia"

Comments are closed.