La boda de Gustavo y Ana no fue precisamente una boda “tradicional ” , sino que fue una de esas bodas  diferentes que estás esperando durante la temporada porque cada rato te sorprende algo nuevo que no te deja parar de mirar fotográficamente hablando. Para empezar os diré que fueron dos y no una las ceremonias que celebraron juntos y en días diferentes. Creo que hicieron lo que mucha gente piensa hacer  y nunca hace pero se queda con las ganas. Una boda de familia una boda de amigos. De la boda familiar ya hablaremos en otra entrada que estamos preparando, porque aquí os enseñamos la celebración con sus amistades de siempre en una de las fincas más bonitas acogedoras que Lorena y yo hemos estado. El sitio donde está situada es un espectáculo para los sentidos, ya que puedes disfrutar unas vistas tremendas de Madrid ya sea durante la celebración o la fiesta. Menos mal que nos perdonó la lluvia hasta el final….

En la boda “hubo de todo” : para que os hagáis una pequeña idea el cura era un actor en toda regla que lo dio todo en su discurso, dos gogós animaron la ceremonia como en los mejores clubs, a la hora del coctáil los chicos de “piano bar” cantaron, tocaron y pusieron unas copas de escándalo y  pudimos disfrutar de malabaristas durante todo el día.  Os dejamos un pequeño resumen y os prometemos que en breve os enseñamos la segunda parte.

 

 

Prev Postboda en naturaleza : JP & I
Next Boda al Aire Libre Madrid. Asador de Colmenar Viejo.

Comments are closed.